Naciendo en los bosques

>> 1/6/11



Cuando el arroz retira de la tierra
los granos de su harina,
cuando el trigo endurece sus pequeñas caderas y levanta su
rostro de mil manos,
a la enramada donde la mujer y el hombre se enlazan acudo,
para tocar el mar innumerable
de lo que continúa.

Yo no soy hermano del utensilio llevado en la marea
como en una cuna de nácar combatido:
no tiemblo en la comarca de los agonizantes despojos,
no despierto en el golpe de las tinieblas asustadas
por el ronco pecíolo de la campana repentina,
no puedo ser, no soy el pasajero
bajo cuyos zapatos los últimos reductos del viento palpitan
y rígidas retornan las olas del tiempo a morir.

Llevo en mi mano la paloma que duerme reclinada en la se-
milla
y en su fermento espeso de cal y sangre
vive Agosto,
vive el mes extraído de su copa profunda;
con mi mano rodeo la nueva sombra del ala que crece:
la raíz y la pluma que mañana formarán la espesura.

Nunca declina, ni junto al balcón de manos de hierro,
ni en el invierno marítimo de los abandonados, ni en mi paso
tardío,
el crecimiento inmenso de la gota, ni el párpado que quiere
ser abierto:
porque para nacer he nacido, para encerrar el paso
de cuanto se aproxima, de cuanto a mi pecho golpea como un
nuevo
corazón tembloroso.

Vidas recostadas junto a mi traje como palomas paralelas,
o contenidas en mi propia existencia y en mi desordenado
sonido
para volver a ser, para incautar el aire desnudo de la hoja
y el nacimiento húmedo de la tierra en la guirnalda: hasta
cuándo
debo volver y ser, hasta cuándo el olor
de las más enterradas flores, de las olas más trituradas
sobre las altas piedras, guardan en mí su patria
para volver a ser furia y perfume?

Hasta cuándo la mano del bosque en la lluvia
me avecina con todas sus agujas
para tejer los altos besos del follaje?
Otra vez
escucho aproximarse como el fuego en el humo
nacer de la ceniza terrestre,
la luz llena de pétalos,
y apartando la tierra
en un río de espigas llega el sol a mi boca
como vieja lágrima enterrada que vuelve a ser semilla.

Pablo Neruda

6 comentarios:

Martine 4 de junio de 2011, 11:33  

Hermoso Poema y sobrecogedora foto , mi Musa..
Pablo Neruda... sospechan que su muerte no fue natural, lo van a investigar, morir pocos días despues del golpe de estado y en un hospital puede dar lugar a muchas conjeturas..

Besos muy dulces mi Musa Estimada..

Dédalus 5 de junio de 2011, 10:23  

Celebro ver que sigues en la brecha, Meme, después de tanto tiempo...

Un abrazo.

Meme 6 de junio de 2011, 16:57  

Martine amiga, Neruda sigue estando vivo en sus bellísimos versos...

Un beso, hermosa nómada.

Juanan con mucha alegría veo que vuelves a las viejas rutinas, abriendonos otra vez tu cuaderno.

Nos dejaste un vacio aquel 31 de Diciembre.

Gracias, amigo.

Un abrazo.

diminuto blog 7 de junio de 2011, 18:41  

Tremendo Neruda.

ana porras 17 de junio de 2011, 19:32  

Hola Meme.

Maravilloso poema, como no podía ser de otro modo, al venir del gran Neruda.

un abrazo

enletrasarte 17 de junio de 2011, 22:01  

Muy bueno, un abrazo desde el sur

  © Blogger templates Palm by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP