Un Solo Pensamiento

>> 27/7/12


Sobre mis cuadernos de escuela,
sobre el pupitre, sobre el roble,
sobre la nieve y en la arena
escribo tu nombre.

Sobre las páginas leídas,
sobre las páginas incólumes
-piedra, sangre, papel, ceniza-
escribo tu nombre.

En las imágenes doradas,
sobre los signos de la Corte,
sobre tizonas y corazas
escribo tu nombre.

Sobre el desierto y en la jungla,
sobre la infancia de las voces,
sobre la rama y en la gruta
escribo tu nombre.

Sobre el pan blanco de los días,
sobre el prodigio de la noche,
sobre la flor y las vendimias
escribo tu nombre.

Sobre los cielos que azulan
en los estanques -muertos soles-;
sobre los lagos -vivas lunas-
escribo tu nombre.

Sobre las colinas remotas,
en las alas de los gorriones,
sobre el molino de las sombras;
escribo tu nombre.

Sobre los hálitos del alba,
sobre la mar y sus galeones,
sobre la demente montaña,
escribo tu nombre.

Sobre el vellón de los espacios
y el estertor de los ciclones,
sobre el limo de los chubascos,
escribo tu nombre.
Sobre las formas cintilantes,
sobre la pátina del bronce,
sobre las físicas verdades,
escribo tu nombre.

Sobre las rutas desveladas
y las sendas sin horizonte,
sobre las mareas humanas,
escribo tu nombre.

Sobre la llama que fulgura,
Sobre la llama que se esconde,
sobre los techos que se juntan,
escribo tu nombre.

Sobre la fruta en dos partida
del espejo que me recoge;
en mi lecho -concha vacía-
escribo tu nombre.
Sobre mi can goloso y tierno
y en la oreja que atenta pone,
sobre su salto poco diestro,
escribo tu nombre.

Sobre la grada de mi puerta,
sobre la loza y los arcones,
sobre las ascuas de la leña,
escribo tu nombre.
Sobre la carne que se entrega,
en la faz del amigo noble,
sobre la mano que se estrecha,
escribo tu nombre.

Sobre el vitral de los secretos,
sobre las bocas ya sin voces,
sobre los más hondos silencios,
escribo tu nombre.
Sobre el albergue derruido,
sobre el escombro de mi torre,
sobre los muros de mi hastío
escribo tu nombre.

Sobre la ausencia sin deseos,
sobre mi soledad insomne,
sobre los lúgubres aleros,
escribo tu nombre.

Sobre la calma que retorna,
sobre los extintos pavores,
sobre el anhelo sin memoria,
escribo tu nombre.

Y en el poder de tu palabra
mi vida vuelve a comenzar:
he renacido a tu llamada
para invocarte:

LIBERTAD!!

Paul Éluard

6 comentarios:

Chela 28 de julio de 2012, 18:14  

Interesante poema.
Yo no lo conocía y sgún iba leyendo imaginaba que el "nombre" se correspondía con el del ser amado, que lo impregna todo y que al escribirlo se reafirma en todos los instantes de la vida. Pero resultó mucho más interesante y hermoso el poema, al referir pasión y sentimientos, a un ideal, un valor, capaz de orientar la vida entera y de darle sentido.
¡Fantástico!

UN ABRAZO.

Meme 29 de julio de 2012, 22:33  

Sí, Chela. Éluard consigue atraparnos hasta el final...

Abrazos

Omar de enletrasarte y masletrasarte 30 de julio de 2012, 22:19  

muy bueno!
saludos

ana porras 1 de agosto de 2012, 19:34  

Hola Meme.
Que poema más hermoso, me ha encantado.
Un abrazo y feliz verano

Meme 4 de agosto de 2012, 17:21  

Gracias, Ana y Omar.

Abrazos

Meme 4 de agosto de 2012, 17:29  

Omar, si pasas por mi isla, solo para comentarte que no puedo acceder a tus blogs. ¿Qué ha pasado?

Saludos

  © Blogger templates Palm by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP