9/6/08

El Laúd

Soy el laúd. Si quieres describir
mi cuerpo, con sus rayas bellamente curvadas,
habla como si hablaras de un higo que madura,
abovedándose. Exagera






lo oscuro que en mí ves.
Era la oscuridad de Tulia.
En su pubis no había tanta; su iluminado
pelo era cual salón iluminado. A veces





tomaba algún sonido desde mi superficie
hacia su rostro y me cantaba.
Me tensaba yo entonces contra lo débil suyo
y por fin mi interior estaba dentro de ella.
Rainer María Rilke

5 comentarios:

nomesploraria dijo...

Cuántas veces se pintó ese escorzo. Qué difícil. La sandía es el laud de las frutas.

Nerim dijo...

Y que bonito sonido tiene el laud. A mi especialmente me gusta cuando es acompañado con la bandurria, la mezcla de los dos sonidos me recuerda a mi tuna estudiantil.

Un besote

Selma dijo...

¡Qué hermoso poema, lleno de sensualidad, y esta música, este sonido...

Gracias una vez más Musa querida!
Tantos besos como cuerdas tiene este laud...

Antiqva dijo...

Que gran sensibilidad la de Rilke, y la tuya, claro, al hacerte eco de sus palabras.

Un abrazo, amiga

Meme dijo...

Gracias a vosotr@s amigas y amigos por aprecias la belleza...

Un beso