La espera y la esperanza

>> 16/9/08

Ramón Casas



No es la esperanza, no. Sólo es la espera
lo que fijo me tiene a tu querencia.
tu palpable regreso a mí, evidencia
una ignorada ansia pasajera.
Si mucho es esperarte, aún más fuera
esperanzarte. Ciega mi impotencia,
no sabe de accidentes ni de esencia.
De ahí, el querer, quizás lo que no quiera.
Para esperarte tengo el sentimiento.
Esperanzado, nada tengo. Un viento,
acaso, que me enlaza a lo lejano.
La esperanza es un premio gratuito
a la espera; un don casi infinito
por un merecimiento casi humano.


Rafael Guillén



4 comentarios:

SELMA 17 de septiembre de 2008, 0:02  

Lo sabías ¿Verdad, Musa? que hoy necesitaba de tu Poema , de tu música, de tu presencia.... Y no podía ser de otra manera , hoy serás mi último refugio antes de irme a dormir.... Gracias de Todo corazón, por estar, y por saber estar siempre...

Mil besitos de buenas noches Meme!!!

Dédalus 17 de septiembre de 2008, 20:55  

No había leído nada de Guillén, hasta hoy. ¿Te lo puedes creer? Y me ha llegado el curso, el juego de su rima.
Gracias, Meme.
Besos!

Meme 21 de septiembre de 2008, 22:01  

Selma ,

hermosa beduina, tú sabes que esta Isla siempre te acoge para que encuentres este poema y esta música que te acompaña...
y que tanto te gustan.

Un beso.


Juanan

amigo, me encanta sorprenderte...

Un beso.

Goathemala 25 de septiembre de 2008, 10:01  

A mi me pasa como a Selma, necesito dosis de lírica y sé que aquí tengo una selección excelente acompañada de vídeos y especialmente de tus fotos que siempre me transportan.

Me gustó este poema pero tuve que leerle varias veces para sacarle jugo.

En nuestras vacaciones en Portugal estuvimos en un lugar sombreado cercano a un río limpio y apacible que se llamaba la Plaza de los poetas. Ni que decir tiene que me acordé de ti.


--
Saludos, Goathe.

  © Blogger templates Palm by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP