15/9/11

He llegado a una tierra de llegada.


¡Qué luz entre ojos, labios, manos;
qué primavera de latir;
qué tú entre ellos, en nosotros, tú;
qué luz, qué perspectivas
de pecho y frente (joven, mayor, niño),
qué cantar, qué decir,
qué abrazar, qué besar;
qué elevación de ti en nosotros
hasta llegar a ti!,
a este tú que pones sobre ti
para que todos lleguen por la escala
de carne y alma
a esta conciencia desvelada que es el astro
que acumula y completa, en unificación,
todos los astros en el todo eterno.
El todo eterno que es el todo interno.

Juan Ramón Jiménez

2 comentarios:

Chelo dijo...

Me gustan mucho los poemas que nos dejas y además la mayoría son desconocidos para mi.
Un placer leerte

Meme dijo...

Gracias, Chelo.