11/1/13

BARCELONA: EL MAR QUEDABA LEJOS



Conocí mi ciudad me habitué a ella
 paseando contigo. Me gustaba
 la escalera mecánica del metro
 y también recorrer
 sus tiendas y almacenes.
 Era un mundo de luz
 lleno de escaparates y puestos de periódicos
 horchaterías, taxis amarillos, avenidas que nunca terminaban,
 gente con prisa y niños
 mayores como yo.
 El mar quedaba lejos entre pájaros.;
 Un día
 —aún recuerdo el aroma—
 todo era fiesta y te compré una flor.

José Agustín Goytisolo

2 comentarios:

Chelo dijo...

Como me hubiese gustado ser esa a la que le compraban una flor después de pasear pro la ciudad de Barcelona.
Un abrazo

Meme dijo...

A quien no le hubiese gustado?, Chelo.

Abrazos