22/5/13

Distribución del tiempo



Cada vez somos más los que creemos menos
en tantas cosas que llenaron nuestras vidas,
los más altos, indiscutibles valores vía Platón o Goethe,
el verbo, su paloma sobre el arca de la historia,
la pervivencia de la obra, la filiación y la heredad.

No por eso caemos con el celo del neófito
en esa ciencia que ya pone sus robots en la luna;
en verdad, en verdad, nos es bastante indiferente,
y si el doctor Barnard transplanta un corazón
preferiríamos mil veces que la felicidad de cada cual
fuese el exacto, necesario reflejo de la vida
hasta que el corazón insustituible dijera dulcemente basta.

Cada vez somos más los que creemos menos
en la utilización del humanismo
para el nirvana estereofónico
de mandarines y de estetas.

Sin que eso signifique
que cuando hay un momento de respiro
no leamos a Rilke, a Verlaine o a Platón,
o escuchemos los claros clarines,
o miremos los trémulos ángeles
del Angélico.

Julio Cortázar

5 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Es verdad, con el tiempo, nos hemos vuelto un tanto descreídos aunque eso no quita que leamos unos buenos, a veces malos libros.

Un saludo

Chelo dijo...

La vida te hace escéptico.
Ultimamente leo mucho, los libros unas veces buenos y otras no tanto, me sirven para relajarme, abstraerme de la realidad, pensar ...según el contenido y mi estado de animo. Un abrazo


ana porras dijo...

Es inevitable caer en esos momentos de incredulidad, pero sigue habiendo vivencias maravillosas que te elevan : un libro, un poema, un paisaje...
Un abrazo

Olegario dijo...

Cada vez somos más los que seguimos los pasos que ayer nos enseñaron nuestros maestros. Los que hemos recogido las redes de nuestro futuro mientras estaban sumergidas en aguas profundas. Rescatar
el pasado es un deber, vivir el presente
una utopía. Felicidaes también para Julio Cortázar. Un fuerte abrazo.

Meme dijo...

Muchas gracias por dejar vuestras huellas en mi isla