26/10/13

Día de otoño

Señor: es hora. Largo fue el verano.
 Pon tu sombra en los relojes solares,
 y suelta los vientos por las llanuras.

 Haz que sazonen los últimos frutos;
 concédeles dos días más del sur,
 úrgeles a su madurez y mete
 en el vino espeso el postrer dulzor.

 No hará casa el que ahora no la tiene,
 el que ahora está solo lo estará siempre,
 velará, leerá, escribirá largas cartas,
 y deambulará por las avenidas,
 inquieto como el rodar de las hojas.

Rainer Maria Rilke

4 comentarios:

escuchando palabras dijo...

dicen que la naturaleza es sabia...feliz finde!!

Marcos dijo...

Cada estación es bella en sus propias características.

Chela dijo...

Los poemas de Rilke tienen algo especial para mi, esa filosofía de la vida que conecta muy bien con mi alma galaica de grises y otoños.

Siempre escoges las mejores poesias.

Un cariñoso abrazo.

Meme dijo...

Muchas gracias por venir a mi Isla haciéndome compañía.

Abrazos