6/2/14

Y luego nada


Pasé por ti como una borrasca,
como una tempestad anunciada.
Pasé así, como una ráfaga de viento.
Obedeciste a tu ímpetu andariego,
obedecí a mi búsqueda de afectos.
Pasaste por mí como una ola que rompe
con su furia, de la noche, el silencio,
como una estrella que no da tiempo
a pensar en su forma, en su destino,
que deja su estela y nos quita el aliento.
Pasamos así, sin darnos cuenta...
de la quietud al desasosiego,
y luego nada... nada... solo silencio.  

Teresa Aburto Uribe

4 comentarios:

Omar enletrasarte dijo...

buenísimo!
saludos

Chelo dijo...

Cuantas veces queda solo el silencio después de un pasar juntos.
Un abrazo.

Meme dijo...

Omar, gracias

Saludos y un abrazo

Meme dijo...

Sí, Chelo...muchasísimas veces...

Abrazos