7/5/14

Sensación de olor

FRAGANCIA
de lilas...

Claros atardeceres de mi lejana infancia
que fluyó como el cauce de unas aguas tranquilas.

Y después un pañuelo temblando en la distancia.
Bajo el cielo de seda la estrella que titila.

Nada más. Pies cansados en las largas errancias
y un dolor, un dolor que remuerde y se afila.

...Y a lo lejos campanas, canciones, penas, ansias,
vírgenes que tenían tan dulces las pupilas.

Fragancia
de lilas...


Pablo Neruda

4 comentarios:

Chelo dijo...

Neruda, un placer leer al maestro y siempre descubro algún poema nuevo.

Un abrazo

Chela dijo...

Atardeceres de infancia, temblor de pañuelos, titilar de estrellas, pies cansados, campanas y canciones, penas y ansias, fragancias...
¡Hermosos los recuerdos suavizados en la voz del poeta!

Un abrazo.

Meme dijo...

Gracias amigas

ecos de ubeda dijo...

precioso